¡Compártelo con tus amigos!

Te puede interesar

martes, 19 de mayo de 2015

La laberíntica, hexagonal y vertiginosa Biblioteca de Babel de Borges en un sitio web.



Todo el que en el siglo XXI haya leído a Borges se habrá preguntado qué diría el escritor sobre el probable infinito del Internet. Sobre los híperlinks, en especial, que funcionan como los pies de página y por lo tanto podrían remitirnos a todo lo que se ha escrito, se está escribiendo y se va a escribir (o incluso digitalizar) en el futuro. El escritor neoyorkino Jonathan Basile, no sólo se lo preguntó sino que está construyendo una auténtica Biblioteca de Babel en su versión digital.


Basile tuvo que aprender a programar desde cero para poder recrear la Biblioteca Universal de Borges como un sitio web. Hasta ahora, los resultados son por lo menos abrumadores: un sitio laberíntico, interminable, y, a ratos, metafísico como el cuento de Borges, que en más de un sentido puede ser un cuento de terror. El programador tomó como guía estructural el primer párrafo de “La Biblioteca de Babel”, que describe una vasta arquitectura de hexágonos interconectados, cada uno con cuatro paredes de anaqueles y pasadizos que llevan a otros hexágonos idénticos.

Cuando se complete, la biblioteca digital contendrá cada combinación posible de 1,312,000 caracteres, incluidas las 24 letras del alfabeto, puntos, comas y espacios. Así, llegará a albergar cada libro que se haya escrito y cada libro que podría ser escrito. Por ahora ya contiene 1,024,640 volúmenes de aparente sinsentido, que son más que suficientes para generar (data)vértigo en cualquiera.

Pero lo relevante, lo significativo, sería poder extraer del inmenso cardumen de literaturas posibles aquello perdurable, necesario, como lo intentan los bibliotecarios del cuento de Borges, que están condenados a revisar volúmenes para encontrar secuencias de significado. De entre todas las combinaciones finitas de 24 letras, puntos, comas y espacios, encontrar algo que nos retribuya en significado, es decir, una o una serie de palabras coherentes. Y esta es quizá la mejor parte de la versión digital (acaso envidiable para los bibliotecarios del cuento): el Control Find.

Sobra decir que la ambición de Basile es de una envergadura épica, pero alguien tenía que hacerlo. Es importante mencionar que, dado que es un sitio web interactivo y móvil, ya no es esa biblioteca “solitaria, perfectamente inmóvil y secreta” que Borges imaginó. 

También hay que destacar que el proyecto le es fiel a la alquimia de laberintos, espejos y textos propios del universo borgiano. Y que es una extensión hermosa. Podríamos pensar también –¿por qué no?– que este experimento cibernético es más bien uno de los universos posibles dentro de “La Biblioteca de Babel”, uno de los libros que alguien imaginó en la forma de una biblioteca entera, hípervinculada y digital.

El proyecto, más de lo que se pueda explicar aquí, se ilumina mientras se recorre. Pero, si no sabes por dónde empezar:

Busca tu nombre (o palabra favorita) en algún texto de algún hexágono de la biblioteca: http://libraryofbabel.info/textsearch.html

Busca un hexágono con tus iniciales, con tu número de la suerte: http://libraryofbabel.info/browse.cgi

No hay comentarios:

Recomendados para ti